Sáb. Abr 4th, 2020

¡Solo para enchufados! Simón Zerpa el “genio” de la ingeniería financiera que hace rentable invertir en Venezuela

Vio a unos que le decían que el régimen paga con lo que tenga a mano. Con dólares. Con euros. Con petróleo. Con oro. Con coque. Y vio a uno que le aseguró que es tanto el desorden que 16 buques cargados de petróleo no fueron pagados en 2019, y le endilgan este fiasco al presidente de Petróleos de Venezuela, PDVSA, general Manuel Quevedo, por haberle entregado esa operación a unos boliburgueses de maletín.

Estuvo de visita en Caracas y vio los negocios. A través de los negocios se observa la política y el poder. Llevaba tres años sin pisar Venezuela. Se sintió seguro porque anduvo en camioneta blindada. Las camionetas de lujo que circulan por Caracas son blindadas. Se sintió seguro porque hay soledad en las calles, y el agobio de los motorizados casi no existe. Se vio con un personaje que le explicó que existen los cuerpos parapoliciales y paramilitares que ejercen el terror, que hacen razzia en los barrios, que ejecutan delincuentes.

Fue a restaurantes. A los de antes. Y algunos nuevos. Y vio al procurador General de Maduro en una mesa, y todo tranquilo. Y vio al fiscal General de Maduro en la mesa de otro local, y todo tranquilo. Y vio al gordo alto del maletinazo de los dólares y los euros. Y hasta llegó a compartir un café con el hijo de un encumbrado general de la Guardia Nacional que le hablaba de un mundo de oportunidades y de que en Venezuela se seguía haciendo plata. Mucha plata. Por la forma de exhibirse ante el público, por la forma de sentarse, y porque no se veía un solo guardaespaldas en metros a la redonda, nuestro personaje concluyó: Son dueños de Venezuela. Se apoderaron de Venezuela.

Visitó un amigo quien tiempo atrás lo llamó por teléfono para que le aconsejara cómo montar un restaurant en Madrid. El amigo ya había cambiado de idea. Le dijo que 2019 había sido su mejor año. Y que los márgenes de ganancias obtenidos en su restaurant, ubicado en el este de Caracas, no se conseguían en otro lugar del mundo. Le habló de la dolarización. De cómo compra y vende todo en dólares. De cómo tuvo que ajustar salarios en dólares. Que ya no ve el bolívar por ninguna parte. Que las transacciones en dólares le permiten calcular mejor los costos. Ingresos, costos y utilidades.

Los amigos médicos le dijeron algo parecido. Hasta el intelectual que ofrece conferencias y talleres. Cobran en dólares. Pagan en dólares. Ganan dinero. Y no se meten en política. El viajero tampoco habló de política. Intentó no hacerlo para no interferir en las conversaciones de las que podía obtener datos.

Como que Alex Saab, el boliburgués internacional, sigue siendo el hombre fuerte en las importaciones de alimentos. Que Nicolás Maduro y Cilia Flores se lo agradecen porque el programa de las cajas Claps, los alimentos subsidiados, funciona y eso mantiene en calma a los sectores más pobres. Terror y comida. Violencia de Estado y comida. El programa de alimentos subsidiados es clave en ese universo porque la otra realidad es que lo que se consigue en los llamados bodegones y en los supermercados, marca precios de vértigo. Comparó y los de Caracas duplican y triplican los precios en euros de Madrid. Con decir que a su esposa, que llevaba 5 años sin ir a Caracas, le alcanzaron los 50 dólares que dispuso sólo para llenar con productos bolsa y media.

Y supo por boca de otro que el “genio” de la ingeniería financiera que hace posible el sostenimiento de la estructura es el ministro de Finanzas, Simón Zerpa, que tiene en lista quiénes pueden en el exterior pagar en nombre del régimen un envío de mercancía, de alimentos, de medicinas, de repuestos, de diluyentes químicos, de lo urgente, pues, a cambio de petróleo o de oro.

Vio que los más débiles ante la realidad económica son los jubilados, los profesores, los maestros, los empleados públicos, que siguen ingresando bolívares. Si este segmento de personas no ha desfallecido completamente, es porque cuentan con las remeses que les envían los hijos, o un amigo, o un familiar, desde el exterior. El resto de la gente se rebusca. Lo hace el carpintero. Lo hace el mecánico. Lo hace el buhonero. Lo hace inclusive el hombre que parquea y cuida los automóviles en los restaurantes. A este los clientes le dan un dólar de propina, y a veces algo más. Y si llega a cuidar 40 automóviles al día, ¿saque la cuenta? Pueden ser 1.000 o 1.200 dólares al mes. Esta cantidad es un lujo en aquella ciudad. Y ese hombre va al barrio. Y en el barrio paga en dólares. Y el otro le da cambio en dólares. Y así las transacciones se ejecutan en dólares. Porque prefieren el dólar. No el euro que el régimen de Maduro ha querido imponer como moneda de pago.

Vio las tiendas Traki llenas de productos importados. Y atestadas de gente. Pagando en dólares. Vio aviones despegar del aeropuerto La Carlota. El aeropuerto que Hugo Chávez le quitó a los ricos de antes, donde dijo que iba a levantar un parque -nunca lo hizo-, y que ahora, La Carlota, es aeropuerto para la casta civil y militar. Pero los aviones que despegan de La Carlota lo hacen con estricta autorización de Casa Militar. De la guardia personal de Maduro. Sea quien sea el que quiera despegar debe contar con el permiso del general Iván Hernández Dala.

Horas antes de que regresara Guaidó al país, oyó a una funcionaria de aduana en el aeropuerto internacional de Maiquetía clamar porque metieran preso a Juan Guaidó “para que se encienda el conflicto y se acabe esta vaina”. Pero la mujer también decía, la vio y la oyó decir, que “no se atrevían con Guaidó, que no lo iban a meter preso porque está protegido”. Vio esto, sorprendido de que la mujer fuera tan abierta en sus expresiones. Constató que la gente quiere el cambio, pero el “chip” de la política lo tienen semiapagado, o en pausa o en silencio, porque la prioridad es la supervivencia.

Vio a un par de empresarios de los de antes decir que los costos se los están comiendo. Que con la estructura que arrastran les resulta imposible hacer frente a las importaciones que llenan los anaqueles de algunos negocios. Pero que ya saben, le dijeron, que del régimen no habrá incentivos, no habrá subsidios, nada, de modo que si quieren seguir vivos en Venezuela, deben apelar a recursos propios, a ahorros en el exterior, lo cual les resulta difícil invertir por el alto riesgo político. Pero de hecho, ya de por sí están subsidiando a sus propias empresas, a la espera del cambio que se atrasa.

Vio que si te conectas puedes entrar al negocio de las importaciones. Y ahí están algunas de las oportunidades de las que hablaba el hijo del general. Vio a uno de los boliburgueses conectados que le dijo que él ya no estaba en el negocio de los alimentos porque en ese sector hay mucha puja, y que los militares quieren también ese negocio, y que por allí puede venir un conflicto. Vio a otro quien le aseguró que dejó lo demás para dedicarse al petróleo. La industria del petróleo en proceso de privatización.

Vio a unos que le decían que el régimen paga con lo que tenga a mano. Con dólares. Con euros. Con petróleo. Con oro. Con coque. Y vio a uno que le aseguró que es tanto el desorden que 16 buques cargados de petróleo no fueron pagados en 2019, y le endilgan este fiasco al presidente de Petróleos de Venezuela, PDVSA, general Manuel Quevedo, por haberle entregado esa operación a unos boliburgueses de maletín, y que Quevedo se excusa en que había que vender petróleo a como diera lugar, dada la emergencia impuesta por las sanciones. Por estas cosas del general Quevedo es que corre el rumor de que puede ser sustituido en la presidencia de PDVSA y la primera opción la tiene nada más y nada menos que la vicepresidenta Ejecutiva de Maduro, Delcy Rodríguez.

Y vio a uno que le explicó que hay que olvidarse de que el régimen vaya a subir la producción petrolera a 3 millones de barriles diarios. Que con un millón y un poco más les basta. Que ya encontraron el esquema de cómo mantener el país con un nivel de ingresos medido, y que sea suficiente para el reparto de los negocios, y para el reparto clientelar, y para seguir soportando las sanciones. Les basta con lo que arrojaría el petróleo, el oro, y también el narcotráfico porque mucho de los dólares que circulan provienen de la droga.

Y supo por boca de otro que el “genio” de la ingeniería financiera que hace posible el sostenimiento de la estructura es el ministro de Finanzas, Simón Zerpa, que tiene en lista quiénes pueden en el exterior pagar en nombre del régimen un envío de mercancía, de alimentos, de medicinas, de repuestos, de diluyentes químicos, de lo urgente, pues, a cambio de petróleo o de oro. En la lista aparecen boliburgueses pero también operadores internacionales, buitres del dinero, habituados a estas prácticas, como evadir sanciones, expertos en que la plata no roce las instituciones sancionadas ni los bancos de control riguroso.

Vio filas largas en discotecas. Vio los restaurantes atestados. Oyó del hijo del general que se le había vencido la visa de los Estados Unidos. Que ya no podría ir a Miami ni a Nueva York, que tampoco se atrevía a viajar a ninguna parte del mundo. Vio cuando le dijo: Me gasto la plata aquí. Disfruto aquí. Soy feliz aquí. Y eso más o menos fue lo que le dijo uno de los sancionados a quien se vio en un lugar público de la ciudad:

-¿Qué haces?

-En lo mismo. En lo mío. Haciendo mis cosas. Aquí, en Venezuela.

 

Al Navío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!