Mar. Ago 11th, 2020

¿Julio Herrera Velutini, artífice en la creación de firmas en Delaware para el “interinato” de Venezuela?

En la imagen, Julio Herrera Velutini

Cocky de la Torre
La Torre de Venezuela

El denominado “Gobierno interino” del líder opositor venezolano Juan Guaidó, para bien o para mal, no deja de estar en el repertorio temático de sus compatriotas. Muchos de sus seguidores suponen que el reconocido como presidente interino por decenas de países logrará acabar con la corrupción instaurada durante los años del chavismo en Venezuela y recuperará los activos desfalcados a la nación petrolera. Sin embargo, a los ojos de otros, eso no sucederá, pues la corrupción está dentro del propio “interinato”.

Por las redes recorren mensajes en los que se dice que familiares y personas cercanas al llamado “presidente interino” han creado compañías en distintos países con fondos del Estado venezolano, sin rendir cuentas acerca de su creación, propósito y manejo. Algunas de estas compañías fueron supuestamente creadas en Delaware, un estado de los Estados Unidos con laxas exigencias tributarias, que lo ha llevado a ser considerado un paraíso fiscal. En la creación de las firmas figuraría como artífice Julio Herrera Velutini, alguien reconocido en el mundo bancario venezolano por haber sido propietario del Helm Bank y Banco Real, entidades intervenidas y liquidadas hace una década en Venezuela, debido al deterioro de la situación financiera y patrimonial que presentaban, así como por la presencia de irregularidades administrativas y gerenciales graves.

Antes Kolster, después Velutini

Algunas referencias sugieren que Julio Herrera resultó ser muy afortunado. Por obra de la providencia, su padre y los hermanos de éste fueron adoptados por el millonario y entonces embajador venezolano en Europa, Don “Pepito” Herrera Uslar y su esposa Doña Clementina Velutini.

Por la vía adoptiva y no biológica, Julio Herrera heredó el apellido de su abuelo paterno adoptivo.

Cuenta la historia que el ex presidente venezolano Rafael Caldera fue criado por los padres de Francisco Herrera Luque, pues el padre biológico de Caldera tenía serios problemas con el alcohol.

Caldera obtuvo su elitesca educación gracias a los Herrera. De allí derivaría el enorme poder e influencias que la familia Herrera ostentó durante los dos gobiernos del hoy fallecido expresidente.

La madre biológica de Julio Herrera Kolster, Gilda Kolster, resultó involucrada en el asesinato de su segundo esposo, Casto Martínez, suegro de Folco Falchi, uno de los responsables de la quiebra en Venezuela del Banco Latino en la década de los años 90’s. Por este motivo, Julio Herrera Kolster habría decidido intentar barrer con el estigma de su madre, cambiando su nombre al de Julio Herrera Velutini.

Se dice que la sombra de Gilda Kolster habría afectado bastante a su hijo Julio Herrera en su vida personal y sentimental, que incluiría rupturas conyugales y separaciones, hasta haberse casado con una ex participante de concursos de belleza natural del estado Carabobo. No obstante, algunos han llegado a poner en entredicho la sexualidad del banquero, comentando, supuestamente, acerca de su afinidad hacia personas de su mismo género.

Los propios hijos adoptivos de Clementina Velutini lograron un interdicto judicial que le impedía a la doña administrar su fortuna, por considerarla mentalmente incapaz, como consecuencia de la senilidad, lo que supuestamente no era del todo cierto.

Los hermanos adoptivos Herrera Velutini habrían excluido del testamento de Don “Pepito” Herrera Uslar a otros beneficiarios, según testimonios de su mayordomo Víctor.

Debido a supuestos problemas de conducta, Julio Herrera Kolster, conocido cariñosamente por algunos como “Julito”, fue enviado a estudiar a Europa durante el final de su adolescencia.

Tanto como el alcoholismo afectó notablemente al padre de “Julito”, los problemas existenciales hicieron mella de su tía Cristina, quien instaló una clínica veterinaria en el anexo donde vivía en la mansión “La Clemencia” (luegoconvertida en un Spa), la cual terminó siendo un refugio para más de 20 gatos de raza en Caracas, lo que le daba un aspecto tenebroso al lugar.

Ha sido motivo de controversia si Julio es o no en definitiva heredero de sus “tíos” los Velutini.

expresa.me

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *