Lun. May 17th, 2021

This picture taken on September 26, 2012 in Geneva shows a sign of giant oil traders Vitol Group at its headquarters. Vitol is one of the world’s largest oil traders. AFP PHOTO / FABRICE COFFRINI (Photo credit should read FABRICE COFFRINI/AFP/GettyImages)

Vitol escándalo de corrupción petrolera

Vitol admitió su participación en los actos criminales ante un tribunal de Nueva York. Además aceptó pagar un total de $164 millones para redimir su responsabilidad penal.

La compañía internacional líder en el comercio de petróleo a nivel mundial, Vitol, está envuelta en el escándalo de corrupción más reciente en América Latina. La empresa admitió haber pagado $10 millones en sobornos a funcionarios en Brasil, México y Ecuador.

El gigante comercializador de petróleo sobornó a funcionarios latinoamericanos para asegurarse información privilegiada y amañar la concesión de contratos con las empresas energéticas estatales de estos países.

Esta información fue develada a través de un comunicado en diciembre por el Departamento de Justicia de Estados Unidos a través de una investigación ejecutada por la la unidad de Corrupción Internacional del FBI.

Vitol aceptó su participación en el escándalo de corrupción

Según la investigación la empresa pagó millones de dólares en sobornos a numerosos funcionarios durante 15 años.

“El escándalo de corrupción se ejecutó para obtener ventajas competitivas inadecuadas que resultaron en beneficios ilícitos significativos para la compañía», aseguró Brian C. Rabbit, de la División Criminal del Departamento de Justicia.

Vitol admitió su participación en los actos criminales ante un tribunal de Nueva York. Además aceptó pagar un total de $164 millones para redimir su responsabilidad penal.

El acuerdo aceptado por la empresa también contiene su compromiso de colaborar de ahora en adelante con la investigación.

A través de un comunicado, Russel Hardy, jefe ejecutivo de la firma, señaló que «como han reconocido las autoridades, Vitol ha cooperado ampliamente durante este proceso», al tiempo que añadió que continuarán mejorando sus procedimientos y controles.

Fundada en Rotterdam, Países Bajos, en 1966, Vitol es hoy una enorme multinacional y una de las mayores compañías dedicadas a la comercialización del petróleo y sus derivados del mundo.

¿Cómo fue la trama?

Entre 2005 y 2014, Vitol pagó más de US$8 millones en sobornos a funcionarios de Petrobras, la petrolera estatal brasileña, a cambio de recibir información sobre sus competidores y su política de precios.

Conocer esa información le permitía a Vitol mejorar la propuestas y de esa forma ganar los contratos de colaboración con Petrobras.

Para esta trama el gigante de los negocios petroleros, puso en marcha una red de intermediarios y una empresa ficticia para canalizar los pagos a través de cuentas de terceros países para finalmente hacerlos llegar a los responsables de Petrobras implicados en la trama.

Al comienzo de este negocio ilícito eran solo cuatro los funcionarios de Petrobras sobornados, sin embargo desde el 2011, la empresa amplió la lista de colaboradores a 9.

La compañía estableció un esquema con el que se aseguraba que los contratos finalmente se cerraban en las cantidades previamente arregladas con los funcionarios de Petrobras.

Algunos de ellos se comunicaban utilizando alias como Batman, Phil Collins o Popeye en conversaciones por correo electrónico en las que discutían los detalles, señala la información publicada en El Economista.

Los otros sobornos de Vitol

La empresa también sobornó por más de $2 millones a otros funcionarios en México y Ecuador entre 2015 y 2020, para obtener la concesión de negocios de venta de productos derivados del petróleo, además de retener algunos de los que ya tenía.

Vitol desarrolló un esquema de firmas para emitir facturas falsas por informes de consultoría que no se realizaron.

Canalizaron los fondos hacia compañías extranjeras que participaban a sabiendas de que acabarían en el pago de sobornos a funcionarios.

Otras empresas como Vitol también la mira por corrupción

Vitol no es la única compañía comercializadora que se encuentra bajo la lupa de las autoridades en varios países. De hecho, dos de sus principales competidoras, Trafigura y Glencore, también se enfrentan a acusaciones de soborno en Brasil.

Budry Carbó asegura que el problema con estos casos es que «el dinero pasa por muchos países, algunos paraísos fiscales, y es muy difícil rastrearlo».

«Como son prácticas tan difíciles de probar, la justicia es a veces pragmática y ofrece acuerdos como el que ha aceptado Vitol. Las compañías suelen avenirse porque así se ahorran los meses de mala publicidad mientras se prolonga la investigación», concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *